Los peligros de usar la aplicación que te envejece

Alertan del peligro de utilizar esta aplicación, con la que estamos colocando nuestro nombre, datos y a la vez nos estamos volviendo vulnerables a un futuro uso para reconocimiento facial

FaceApp es una aplicación que ha ganado popularidad en estos días y se ha convertido en furor en las redes sociales tanto en Chile como a nivel mundial.

Esta app permite agregar o quitar años del rostro de una persona en segundos simplemente descargándola al celular y subiendo una foto de la galería o tomando directamente una selfie en el momento. Para lograrlo, incluye varios filtros que permiten modificar la apariencia del usuario.

FaceApp es de origen ruso, está disponible para iOs y Android y cuenta con “una política de privacidad bastante ambigua en su web”, que no se actualiza desde enero de 2017. Según la Política de Privacidad, esta app recolecta de fotos y vídeos generadas por el usuario, así como “otra información del comportamiento del medio de herramientas de análisis de terceros, cookies e identificadores de tu dispositivo para proveer contenido personalizado y publicidad”.

Resultado de imagen para faceapp anciano

¿Estaríamos exponiendo nuestra privacidad con esta app de origen ruso? La aplicación aclara que no compartirá o venderá la información a terceros, pero sí tendrán acceso a ella aquellos que sean parte legal del mismo grupo de empresas de la que la app forma parte. Además, asegura que el almacenamiento y proceso de la información se hará en Estados Unidos.

Pero los expertos en la materia alertan del peligro de utilizar esta aplicación, con la que estamos colocando nuestro nombre, datos y a la vez nos estamos volviendo vulnerables a un futuro uso para reconocimiento facial. Sin duda, un elemento clave de la identidad digital. El sistema funciona a través de un algoritmo informático y redes neuronales para escanear los rostros y modificar algunos detalles de la imagen: añade canas al color del pelo, introduce arrugas y ojeras.
En resumen, antes de jugar y querer ver como serás de mayor, piensa a quién estás entregando parte de tu identidad digital.